Asocio dos historias con la canción "Göttingen".

Primero. Recuerdo a una joven Soledad Bravo que debutó por RCTV, en el show mañanero de Sofía Imber. Si mal no recuerdo, Soledad cantó "Göttingen" en un francés fluido y cuando Sofía le preguntó ¿dónde aprendiste el idioma? Ella respondió que cantaba de memoria porque no hablaba francés. No se si era cierto o si era un gancho publicitario, pero no lo olvido.

  


Segundo. La otra historia es más dramàtica. Es la de la autora de la canción que leí años después en Internet.

Barbara (1930-1997) "fue una judía de París que durante la ocupación de Francia por los nazis sufrió la pérdida de  parte de su familia y tuvo que vivir escondida en Saint-Marcellin. A pesar de eso en 1964, cuando era muy famosa, aceptó  cantar en la ciudad  alemana de Göttingen, en el teatro Junges, donde fue ovacionada. Allí, en sus jardines aledaños, escribió  “Göttingen”, una canción de reconciliación franco-alemana que fue muy mal recibida en Francia en ciertos circulos, que no entendía cómo una víctima del nazismo podía escribir una canción de reconciliación, pero que se convirtió rapidamente en una de sus canciones emblemáticas, grabada en numerosos idiomas y por diferentes artistas de todo el mundo. En su tumba hay un cartel que dice: “Los niños de Gottingen no te olvidamos”.

En  2002, la Asociación Cultural Franco-Alemana, la Asociación Barbara Perlimpinpin, el Cine  Lumière  y  la municipalidad  de Göttingen colocaron una placa en homenaje a Barbara en la entrada del  Cine Lumiere.En 2007,  con la presencia de delegados de la Embajada de Francia en Alemania, se  plantó una rosa en su homenaje en dicho jardín".

Göttingen
(Letra y música de Bárbara)
Bien sûr, ce n'est pas la Seine,
Ce n'est pas le bois de Vincennes,
Mais c'est bien joli tout de même,
A Göttingen, à Göttingen.
Pas de quais et pas de rengaines
Qui se lamentent et qui se traînent,
Mais l'amour y fleurit quand même,
A Göttingen, à Göttingen.
Ils savent mieux que nous, je pense,
L'histoire de nos rois de France,
Herman, Peter, Helga et Hans,
A Göttingen.
Et que personne ne s'offense,
Mais les contes de notre enfance,
"Il était une fois" commence
A Göttingen.
Bien sûr nous, nous avons la Seine
Et puis notre bois de Vincennes,
Mais Dieu que les roses sont belles
A Göttingen, à Göttingen.
Nous, nous avons nos matins blêmes
Et l'âme grise de Verlaine,
Eux c'est la mélancolie même,
A Göttingen, à Göttingen.
Quand ils ne savent rien nous dire,
Ils restent là à nous sourire
Mais nous les comprenons quand même,
Les enfants blonds de Göttingen.
Et tant pis pour ceux qui s'étonnent
Et que les autres me pardonnent,
Mais les enfants ce sont les mêmes,
A Paris ou à Göttingen.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Problema: Los diseñadores del Nuevo Orden Mundial no previeron la emergencia de la China y la lndia.