Lee aquí el "PÉNDULO" de la Revista Zeta de esta semana.

Días duros
por Rafael Poleo. (Revista Zeta)
(comparte este artículo en tus redes sociales)

"En alguna parte, algunos poderes están decidiendo el modo como los venezolanos recuperaremos la libertad. Una situación que nos exige sensatez y firmeza de las que solamente son capaces los pueblos madurados en el sufrimiento.
En los días recientes hemos venido advirtiendo, en las notas diarias de El Nuevo País, que el referendo revocatorio es solo un episodio, si bien un episodio decisivo, en el formidable esfuerzo para recuperar la libertad y la dignidad que asaltantes  históricos secuestraron a los venezolanos. Esperábamos que el régimen hiciera algo como lo anunciado por el CNE, una decisión que sacrifica a Maduro pero pone en manos de un vicepresidente chavista la administración de una transición hacia la democracia que permitirá, por lo menos en algún grado, la impunidad de los secuestradores. ¿Será esto producto de alguna negociación? Muy posible. Una negociación en algún lado con algún poder que no fue la MUD. Recuérdese que Raúl Castro tiene poderes plenos otorgados por Maduro para decidir en otros niveles el destino de Venezuela.
La recolección del 20 por ciento dejara matemáticamente establecido que los venezolanos le revocan a Maduro el mandato presidencial. Habrá la maniobra del vicepresidente transicional, algo que posiblemente ya está programado. A partir de entonces las negociaciones ganarán transparencia, con ablandamiento del rigor represivo. Será un gobierno ansioso de la reconciliación que permita a sus delincuentes más conspicuos una vida sosegada, en discreto disfrute de sus ahorros.
El nuevo Presidente será escogido por el PSUV de acuerdo con las FANB entre las personalidades aceptables para la oposición, y no puede ser uno de los delincuentes más conspicuos de la galería castro-chavista. Trabajará pari passu con las negociaciones Cuba-Occidente. Tomará decisiones tan sorprendentes como la de aceptar la ayuda humanitaria indispensable para evitar el alzamiento de las masas famélicas.
Esto consumirá el año 17. Por supuesto, no será fácilmente aceptado por los ciudadanos, cuya inconformidad será estimulada por los intereses vulnerados por el deslave de los últimos años, los cuales han gastado un platal promoviendo una solución rápida. Esa rapidez es francamente deseable, pero supondría un costo muy alto. Cabe preguntarse si los interesados en recuperar privilegios que una nueva democracia no les puede garantizar, estarían dispuestos a ponerse al frente de las manifestaciones que acelerarían el cambio. Me tienta preguntárselo llamándolos aquí, en Zeta y El Nuevo País, llamándolos por sus nombres.
Serán días que exigirán de los venezolanos un tipo muy especial de valentía, aquel que viene sazonada con determinación y sensatez. Si somos capaces de ello, seremos también capaces de construir un gran país sobre las ruinas que dejarán estos delincuentes que nos gobiernan".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Problema: Los diseñadores del Nuevo Orden Mundial no previeron la emergencia de la China y la lndia.