Una nota de prensa de 5 líneas, encierra terrible tragedia para una familia, una ciudad y un país.


La nota es de José Rafael Ramírez, Periodista, CNP 3.141  y dice que "unos sujetos lograron llevarse la camioneta, sin embargo al parecer funcionarios de Poliaragua, adscritos al municipio Bolívar, San Mateo, lograron recuperarlo en el barrio Los Angelinos de San Mateo. En el procedimiento ultimaron a dos sujetos, aún por identificar, pero los otros se dieron a la fuga".


¡Macabro! Planificó Robo Y Homicidio de Sus Padres.

Ana Hernández, 38 años  fue identificada como la autora intelectual del homicidio de sus padres, los profesores Addays Virginia de Hernández y Omar Hernández Sabatino, que residían en la urbanización Andrés Bello al norte de Maracay, así lo informó la secretaria general directora del Cuerpo de Investigaciones en el estado Aragua, Mercy Bracho. Hernández actuó en complicidad con otras cuatro personas. Arturo Candiales de 27 años de edad, abatido en San Mateo; los detenidos Víctor Brito (45) y Yusmary Méndez (32)  y un sujeto apodado “Luis”, aún por aprehender, detalló Bracho. Las constantes contradicciones, el análisis telefónico y demás evidencias de interés criminalística determinaron a Ana Hernández como la autora del crimen. La mujer, mantenía una relación sentimental con Brito, quien trabajaba en una construcción frente a su residencia. Una fuente policial informó que durante el interrogatorio Hernández manifestó odio a su madre. “Estas personas después del robo se dirigen a San Mateo, en ese mismo lugar la policía del estado Aragua recupera el vehículo y se producen las investigaciones que determinan la noche de ayer un allanamiento en la residencia de Arturo Candiales y se recuperan todas las propiedades de la pareja de profesores”, explicó Bracho. La funcionaria indicó que se hicieron los análisis de la cámara de video en los que se pudo observar tres hombres y una mujer que ingresaron a la vivienda sin mayores esfuerzos, debido a que la hija de la pareja de profesores les dejo la puerta abierta, mientras Ana esperaba afuera en un vehículo. “Tos los sujetos son de la localidad de San Mateo”, agregó. El CICPC se mantiene desplegado buscando al sujeto apodado “Luis”. El caso está en la fiscalía 4ta a cargo de Yoly Torres.

La primera versión. El pasado sábado 01 de octubre en horas de la tarde un grupo de antisociales ingresaron a la vivienda del ingeniero agrónomo y profesor de la UCV, Omar Hernández Sabatino, en la urbanización Andrés Bello al norte de Maracay y quien estaba con su esposa Addays Virginia de Hernández y su nieta Luisana de 11 años de edad.
Los delincuentes asesinaron a la profesora de educación especial Addays de Hernández de 67 años de edad, quien presentó un tiro en la cara, oreja y dedos de la mano mutilados, marca de ahorcamiento con cable del teléfono, lo que hizo presumir en las primeras investigaciones, hipótesis de la venganza. Omar Hernández de 72 años, fue herido de bala, tanto él como la niña fueron goleado brutalmente en la cabeza con objetos contundentes quedando gravemente heridos. La hija de la pareja de profesores y madre de la niña, Ana Hernández, quien también es profesora de educación especial como su madre en La Consolación, llegó a la casa de sus padres, eran cerca de las las 8 de la noche cuando consiguió las puertas abiertas y a su progenitor tirado en el piso de la cocina ensangrentado. Acto seguido salió corriendo a la calle pidiendo auxilio a los vecinos quienes acudieron de inmediato. Ana no había visto el resto de la escena. Los heridos fueron trasladados de inmediato al Hospital de Clínicas en Las Delicias, donde ambos pronósticos eran reservados. Omar Hernández, fallecido la madrugada de este martes 4 de octubre a causa de los golpes en el cráneo y la niña esta en coma, aun lucha por su vida. Los delincuentes luego de cometer el crimen se llevaron la camioneta Ford Explorer color vinotinto, placa AB156HO, propiedad de Addaya Hernández, al barrio Los Angelinos en San Mateo donde se enfrentaron a una comisión de Poliaragua, los delincuentes lograron huir y el vehículo fue recuperado y puesto a la orden de la fiscalía 8va. Ana Hernández, vivía con sus padres e hija luego del divorcio pese a que sus padres le habían comprado un apartamento cerca del colegio La Consolación. Ellos prefirieron tenerla en casa para cuidar tanto de su hija como de su nieta. El resto de los hijos vive en el extranjero. (Gabriela Aguilar Ruiz, El Pitazo Aragua). Ver noticiasaldiayalahora.co


¿De dónde salieron los asesinos materiales?

Aparte de la mujer ¿una demente?, en las RRSS  se puede comprobar que el barrio "Los Angelinos" realmente existe y que es una comunidad relativamente nueva, fundada en el año 2.003 y que recibe cierto grado de atención del Estado. Parece bien organizada, ya que cuenta con un Consejo Comunal. Se trata de una vecindad fácilmente controlable por la policía, ya que (además de su organización comunal) cuenta con un solo acceso. No obstante todas esas características, (se dice que) en esa comunidad se han refugiado varias bandas conocidas de delincuentes, las cuales (supuestamente) mantienen relaciones oscuras con "el poder". En las RRSS se señala (sin aportar pruebas) la existencia de "bandas de delincuentes toleradas por autoridades desorientadas" y algunos tuiteros habían sugerido "Una OLP Ya" (Enero, 2014)El tiempo dirá que es verdad y que no.


EL SIGLO DE MARACAY
La comisario general Mercy Bracho, directora regional del Cicpc, acompañada del jefe de la División de Homicidios, comisario Yemar Arreaza, anunció a los medios de comunicación que el doble homicidio había sido resuelto en un lapso de 48 horas aproximadamente.

Dijo que el móvil se orientó hacia el robo de los objetos personales de los esposos Omar Alberto Hernández Sabatino (72), docente jubilado de la Facultad de Agronomía del núcleo de la UCV Maracay y Addays Virginia Hernández Hernández, de 67 años, profesora de la escuela La Consolación. De la relación procrearon tres hijos, todos ellos profesionales universitarios. Las investigaciones condujeron al paradero de su hija Ana Virginia Hernández Hernández, de 38 años de edad, madre de la menor de 11 años que se encuentra recluida en estado crítico en el Hospital Central de Maracay. La sospechosa es técnico medio en administración. La ciudadana figura como la autora intelectual de la muerte de sus padres. Ella, en un centro comercial del perímetro de la ciudad, planificó la desaparición física de los educadores “porque la tenían obstinada”. Sus padres la orientaban y reprendían debido a su conducta. En ese “acto maquiavélico”, asimismo, estuvo presente su compañero sentimental Víctor Angel Brito Bolívar (45) y en la escena del crimen participaron además Arturo José Candiales Escobar, de 27 años y su mujer Yusmary Alejandra del Valle Méndez Rodríguez, de 32 años. Ana Virginia, el día de los hechos, manifestó a sus seres queridos que se trasladaría a un sitio de la ciudad a hacer unas diligencias personales. Sin embargo, se dirigió a buscar a los homicidas. Los llevó en un vehículo hasta su residencia. Luego encerró a sus padres y la niña en una habitación, mientras montaban en una camioneta Ford camionetaExplorer, de color vinotinto, dos televisores plasmas, un equipo de sonido, una laptop, una canaimita, relojes, maletas y celulares. Asimismo se apoderaron de una  chequera, tarjetas de crédito y de débito. De allí les expresó a los individuos que mataran a los viejos porque la tenían obstinada. Seguidamente con un objeto contundente, posiblemente con la culta de una escopeta, los malvivientes le quitaron la vida a la docente. Eso ocurrió a eso de las 5:00 de la tarde del sábado.
Dos horas más tarde, Hernández Hernández salió corriendo pegando gritos y pidiendo ayuda de los vecinos que desconocidos habían matado a su mamá. Se dirigió a la subdelegación de Maracay consignando la denuncia del crimen de su progenitora. Armó un teatro para salvar su “pellejo” de la justicia. Igualmente habían lesionado al señor Omar Alberto y su nieta. El primero fue referido a una clínica privada y la menor al Hospital Central de Maracay, donde se debate entre la vida y la muerte. Ayer a las seis de la mañana falleció el profesor jubilado producto de la golpiza, comentó la funcionaria del Cicpc del estado Aragua.

Comenzaron los interrogatorios. Ante el dantesco acto, el comisario Arreaza y su equipo de trabajo se abocaron al asunto. Durante las declaraciones, la convicta se contradijo e inventó una historia para quedar libre del problema. Sin embargo, no aguantó el interrogatorio declarándose culpable. Asimismo los análisis de la telefonía la pusieron al descubierto. Delató a sus compinches. De allí los investigadores se trasladaron a San Mateo y una vez en la zona, en la comunidad de Los Angelinos, localizaron la camioneta.

Lo encontraron muerto. Minutos más tarde, se dirigieron a "El Topo", con la intención de capturar a los implicados en el espantoso crimen y se encontraron con la sorpresa de que Arturo José Candiales Escobar había caído muerto tras un enfrentamiento entre bandas rivales. Al parecer, el sujeto salió a una bodega y en el trayecto se tropezó con sus archienemigos, muriendo de disparos por el control de la zona. En la casa, los funcionarios recuperaron todos los objetos y bienes de los esposos Hernández Hernández y detuvieron a Yusmary Alejandra Méndez Rodríguez. Durante las pesquisas aprehendieron a la pareja de la que planificó el acto criminal, señaló la comisario Bracho. Falta por detener a un individuo que es conocido con el apodo de “El Luis”, actualmente prófugo de la justicia, señaló. Agregando que el caso quedó en manos de la fiscalía 4ta del Ministerio Público a cargo de la doctora Yoly Torres. Se comentó que los sospechosos serán presentados en el transcurso de las próximas horas ante un tribunal del Circuito Judicial del estado Aragua. No se descarta que la involucrada en ese doble homicidio será sometida a las experticias psiquiátricas.
Profesores fueron asesinados por su propia hija










Sus padres la orientaban y reprendían debido a su conducta. En ese “acto maquiavélico”, asimismo, estuvo presente su compañero sentimental Víctor Angel Brito Bolívar (45) y en la escena del crimen participaron además Arturo José Candiales Escobar, de 27 años y su mujer Yusmary Alejandra del Valle Méndez Rodríguez, de 32 años. Ana Virginia, el día de los hechos, manifestó a sus seres queridos que se trasladaría a un sitio de la ciudad a hacer unas diligencias personales. Sin embargo, se dirigió a buscar a los homicidas. Los llevó en un vehículo hasta su residencia. Luego encerró a sus padres y la niña en una habitación, mientras montaban en una camioneta Ford Explorer, de color vinotinto, dos televisores plasmas, un equipo de sonido, una lapto, una canaimita, relojes, maletas y celulares. Asimismo se apoderaron de una  chequera, tarjetas de crédito y de debito. De allí les expresó a los individuos que mataran a los viejos porque la tenían obstinada. Seguidamente con un objeto contundente, posiblemente con la culta de una escopeta, los malvivientes le quitaron la vida a la docente. 

A ESO DE LAS CINCO. Eso ocurrió en la tarde del sábado. Dos horas más tarde, Hernández Hernández salió corriendo pegando gritos y pidiendo ayuda de los vecinos que desconocidos habían matado a su mamá. Se dirigió a la subdelegación de Maracay consignando la denuncia del crimen de su progenitora. Armó un teatro para salvar su “pellejo” de la justicia. Igualmente habían lesionado al señor Omar Alberto y su nieta. El primero fue referido a una clínica privada y la menor al Hospital Central de Maracay, donde se debate entre la vida y la muerte. Ayer a las seis de la mañana falleció el profesor jubilado producto de la golpiza, comentó la funcionaria del Cicpc del estado Aragua.

COMENZARON LOS INTERROGATORIOS. Ante el dantesco acto, el comisario Arreaza y su equipo de trabajo se abocaron al asunto. Durante las declaraciones, la convicta se contradijo e inventó una historia para quedar libre del problema. Sin embargo, no aguantó el interrogatorio declarándose culpable. Asimismo los análisis de la telefonía la pusieron al descubierto. Delató a sus compinches. De allí los investigadores se trasladaron a San Mateo y una vez en la zona, en la comunidad de Los Angelinos, localizaron la camioneta.
objetos-recuperados-en-la-casa-de-candiales-escobar
LO ENCONTRARON MUERTO. Minutos más tarde, se dirigieron a El Topo, con la intención de capturar a los implicados en el espantoso crimen y se encontraron con la sorpresa de que Arturo José Candiales Escobar había caído muerto tras un enfrentamiento entre bandas rivales. Al parecer, el sujeto salió a una bodega y en el trayecto se tropezó con sus archienemigos, muriendo de disparos por el control de la zona. En la casa, los funcionarios recuperaron todos los objetos y bienes de los esposos Hernández Hernández y detuvieron a Yusmary Alejandra Méndez Rodríguez. 
asesino

culpableDurante las pesquisas aprehendieron a la pareja de la que planificó el acto criminal, señaló la comisio Bracho. Falta por detener a un individuo que es conocido con el apodo de “El Luis”, actualmente prófugo de la justicia, señaló. Agregando que el caso quedó en manos de la fiscalía 4ta del Ministerio Público a cargo de la doctora Yoly Torres. Se comentó que los sospechosos serán presentados en el transcurso de las próximas horas ante un tribunal del Circuito Judicial del estado Aragua. No se descarta que la involucrada en ese doble homicidio será sometida a las experticias psiquiátricas. 
LUIS ANTONIO QUINTERO / elsiglo / FOTOS / RAFAEL LOZADA

DETALLES DE HORROR (Del portal Sumarium) 

Los delincuentes asesinaron a la profesora de educación especial, Addaya de Hernández de 67 años de edad recibió un tiro en la cara, presentó oreja y dedos de la mano mutilados, marca de ahorcamiento con cable del teléfono, lo que hizo creer en las primeras investigaciones sobre la hipótesis de la venganza.
Omar Hernández, de 72 años, también fue herido de bala, pero tanto él como la niña fueron golpeados brutalmente en la cabeza con objetos contundentes. Ambos quedaron gravemente heridos. En la madrugada de ayer falleció el profesor Omar Hernández, a causa de los golpes en el cráneo y la niña está en coma.
La hija de la pareja de profesores y madre de la niña, Ana Hernández, quien también es profesora de educación especial, dijo que ella "llegó a la casa de sus padres, cerca de las 8 de la noche cuando consiguió las puertas abiertas y a su progenitor tirado en el piso de la cocina ensangrentado". Acto seguido, salió corriendo a la calle pidiendo auxilio a los vecinos quienes acudieron de inmediato. Ana Hernández, vivía con sus padres e hija luego del divorcio. Sus padres prefirieron tenerla en casa para cuidar tanto de su hija como de su nieta, pese a que ellos le habían comprado un apartamento cerca del colegio La Consolación. El resto de los hijos vive en el extranjero.

EL DESENLACE. La pequeña falleció en el Hospital Central de Maracay
La tarde de este miércoles, falleció la niña que resultó herida en el doble homicidio perpetrado en contra de la pareja de docentes dentro de su vivienda ubicada en la calle Diego de Lozada, urbanización Andrés Bello de Maracay, municipioGirardot del estado Aragua, y que fue planificado por su hija y madre de la pequeña.
Luisana Blanco, de 11 años, que se encontraba en coma debido a los golpes que recibió por parte de los sujetos que irrumpieron en la casa de sus abuelos, había sido trasladada desde un centro clínico privado hasta el Hospital Central de Maracay, para ser internada en el área pediátrica de terapia intensiva y conectada a equipos que aún la mantenían viva. Al momento de su ingreso presentó traumatismos en la región del cráneo y fractura de fémur.
Desde el día martes la pequeña no tenía respuesta a ningún estímulo y solo tenía signos vitales gracias a los equipos médicos. Según informó Luis Blanco, padre de la niña, fue desconectada por las condiciones en la que se encontraba.
En el área de terapia intensiva pediátrica se encontraban tanto el padre de la niña como la esposa del progenitor junto a los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas (Cicpc), con quienes discutían sobre el traslado inmediato del cuerpo para la funeraria, así como la extracción de un órgano que Blanco acababa de firmar la autorización para donar. De hecho, en el lugar ya estaba el personal esperando por la donación.
El hecho generó una controversia con los funcionarios del CICPC, quienes se negaron desde un principio al hecho, bajo el argumento de que el cuerpo de la niña es parte de una investigación de homicidio y que debía ser la fiscal 4ª, Yoly Bravo, que lleva el caso, quien autorice la donación del órgano.
Hasta el momento en que nos encontramos en el lugar, Luis Blanco pidió a los funcionarios conversar con el director de hospital para solicitar el permiso y tratar de agilizar los trámites. Se desconoce si el cuerpo será intervenido para la donación o no.
Los tíos maternos de la niña, Omar e Idda Hernández, para el momento no habían llegado al hospital. Apenas en horas de la tarde de este miércoles habían enterrado a su padre. Ambos viven en Colombia y regresaron el día domingo tras enterarse de la tragedia familiar.
LOS HECHOS. El Cicpc detalló que los delincuentes entraron a la casa de Omar Alberto Hernández Sabatino (72) y Addays Virginia Hernández de Hernández (67) con la intención de robar, siguiendo las órdenes de Ana Virginia Hernández Hernández, de 38 años, quien pidió que encerraran a sus padres e hija de 11 años en uno de los cuartos de la vivienda, en donde fueron golpeados fuertemente en la cabeza con un objeto contundente, lo que le causó la muerte inmediata a Addays Virginia, profesional reconocida en la rama de la Educación Especial. Su esposo, Omar Alberto, docente jubilado de la facultad de Agronomía de la Universidad Central de Venezuela (UCV)resultó herido de gravedad en la cabeza y fue trasladado a un centro privado de Maracay. Allí falleció a las 6:00 am del martes. Luisana Blanco, de 11 años de edad, estudiante del sexto grado en el Colegio La Consolación, fue golpeada brutalmente en la cabeza y quedó inconsciente; fue llevada al Hospital de Clínicas Las Delicias.
La imputada, Ana Hernández es Técnico Superior en Administración y en pocas oportunidades atendió algunas aulas de clases cuando un docente faltaba a modo de colaboración por recomendación de su madre, quien se desempeñaba como profesora del segundo grado en el Colegio La Consolación. Addays Virginia de Hernández era psicopedagoga y tenía 21 años de labores en el colegio. Lideraba varios proyectos escolares, como Canaimitas, Patrulla Escolar, Manos a la Siembra y Salud, entre otros. Era muy querida, respetada y admirada por el personal docente de la institución y por sus alumnos, quienes la consideraban más que una profesora, una amiga.
Marisela Silva, orientadora de la institución: “La conocía desde hacía 15 años y durante ese tiempo me dio su apoyo, su amistad incondicional; siempre estuvo ahí para mí”.
María Isabel Ortega, Psicopedagoga: “En los 12 años que la conozco siempre fuimos muy amigas, además de tener mucho en común. Ella era muy cercana, sencilla, con calidad humana”.
Madre Esther: “Fue una gran mujer, con una vocación humano-cristiana y docente inmensa. Con profundo sentido de pertenencia, amada y querida por todos nosotros”.
Ana fue definida como una mujer introvertida, callada y los vecinos, quienes no quisieron dar sus nombres, relataron que pese a que se veía normal, siempre tuvo un toque. “Ella no era normal del todo, de hecho estaba sobreprotegida; desde pequeña siempre la señora Virginia cuido especialmente de Ana”, dijo un vecino que se crió con Ana. Agrego que cuando ella salió embarazada, nadie conocía al padre; siempre fue todo muy discreto.
Otra vecina mencionó el hecho de que Ana al nacer sufrió de convulsiones y esto le produjo algún daño cerebral, además de que tuvo que pasar más tiempo en la incubadora. “Virginia no la puso a estudiar en la Consolación, la puso a estudiar en el Integral, por ser un colegio pequeño y con atención más personalizada”.
Una persona cercana de la familia relató que la angustia de los padres era que Ana tratara de irse a vivir con el albañil con quien mantenía una relación al apartamento que le habían comprado cerca del colegio; por tal razón se habían llevado a vivir con ellos tanto a la hija como a la nieta. La madre al parecer sabía que Ana consumía drogas y que se las conseguía el albañil, su compañero sentimental.
Hipótesis. Hasta el momento no hay un hipótesis clara, salvo el deseo de Ana de librarse de cualquier obstáculo que se interpusiera entre ella y Víctor Bracho, albañil de 41 años, su pareja sentimental y uno de los autores materiales en el triple homicidio. Este jueves serán presentados ante los tribunales por Yoly Bravo, fiscal 4ª del Ministerio Publico, la autora intelectual, Ana Hernández, y los autores materiales, Víctor Bracho y Yusmary Méndez, por los delitos de robo, homicidio, agavillamiento y trato cruel contra la niña

(Gabriela Aguilar, El Pitazo, Aragua)

FINAL: TOCORÓN


Comentarios

Entradas populares de este blog

Problema: Los diseñadores del Nuevo Orden Mundial no previeron la emergencia de la China y la lndia.