domingo, 21 de junio de 2015

LOS CHINOS PUEDEN SER CRUELMENTE SINCEROS

"La esposa fea es un tesoro en casa" es un libro de la norteamericana Melisa Schneider. Ella explica que la frase no es sólo una expresión pasada de moda. Su libro introduce al lector al mundo del amor en la China comunista, a través de los recuerdos personales quienes soportaron la Revolución Cultural y las generaciones que la siguieron. Es una colección de historias íntimas y notables da a los lectores una visión poco común de la historia china, las costumbres sociales, y el comunismo desde la perspectiva de los ciudadanos comunes de hoy en día.
En China, durante siglos, el matrimonio ha involucrado casamenteros, niñas novias, dotes y concubinas, hasta que la República Popular China fue fundada por Mao en 1949. Inicialmente, la gente trató de rechazar los matrimonios arreglados tradicionales, pero el partido comunista pronto rechazó "el pecado de poner primero al amor", temerosos de que el amor romántico distraería a los buenos comunistas de la realización de la agenda del Estado.
Bajo Mao, el partido tomó para si la facultad de aprobar o rechazar los matrimonios propuestos, para dictar dónde vivirían parejas y hasta para determinar si vivirían juntos.
Por los años 1960 y 1970, el amor romántico se había convertido en un acto contrarrevolucionario castigado con "sesiones de autocrítica" o incluso prisión. La importancia de los hijos, sin embargo, no disminuyó durante el régimen de de Mao, y en un mundo donde nadie hablaba de amor, el 99% de las mujeres jóvenes se casaba.

No hay comentarios:

Sigan así, que todo lo que hacen ayuda al "caso" de la intervención extranjera

Constituyente da "tiro de gracia" a la Asamblea Nacional.  Cada día la incultura de los que mandan les hace cometer dislates que ...