Para mi los santos siempre fueron algo oloroso a naftalina, hoy me soprende saber que viví en la misma época que una verdaera santa.



Comentarios