lunes, 29 de agosto de 2016

NO MAN IS AN ISLAND o Las Sorpresas del Siglo 21

Todo está conectado. La tecnología que hizo extraíble millones de pies cúbicos de gas de lutitas  en el mundo entero, puso un piso al precio mínimo de la energía y liberó a China y a EEUU de la dictadura petrolera del Medio Oriente.
La geopolítica mundial cambió, hoy los EEUU pueden ser más racionales en su trato con el Medio Oriente, Irán, Cuba o Venezuela. Mientras que la India y China deberán asumir sus responsabilidades en las regiones que les rodean. Desde esta óptica, el pleito EEUU-China por las islas es error innecesario cometido por burócratas mal informados, que en ambos países no digieren los cambios tectónicos que vivimos.
Otro avance tecnológico que cambiará al mundo es el uso de 100% (o cerca de eso) de energías renovables en los países ricos de Europa. Rusia se podría quedar como Venezuela, con mucho petróleo bajo tierra o deberá venderlo bárato a la China y a la India. Ambos grandes consumidores de energía y cercanos a las fronteras rusas.
El calentamiento global obligará a orientar la geopolítica hacia el sur, alejándola de las luchas seculares este-oeste, la tierra y la mano de obra de África y América Latina serán vitales para Europa y Norte América, que ya lucen envejecidas. Hay quien dice que EEUU debe seguir admitiendo nuevos estados en su federación y la Unión Europea tiene un programa integración a largo plazo del Norte de África y de los países al Este y el Sur Este del continente. Eso le creará problemas con Rusia, de hecho ya hay problemas en Ucrania y en el Báltico, pero el cambio no se detendrá, especialmente si la Unión Europa avanza hacia algún régimen federal.
El Medio Oriente y el Sudeste de Asia (en el recuadro azul) deberían quedar bajo el control de una o varias de las potencias regionales (Turquía, Irán, Arabia Saudita e Israel), pero el futuro de esa región luce tan complicado que no creo que nadie se aventure hoy a hacer un pronóstico de como puede terminar reparida entre las potencias regionales y/o entre otros mega-jugadores globales con incidencia en esa región: Rusia, China, India o Europa. Desde ya descarto a EEUU por lo expuesto en los párrafos iniciales.
En toda África, a excepción de la franja norte, más integrada a Europa, veremos competencia entre Brasil,  China y la India, con las potecias regionales (Sudáfrica, Nigeria y Egipto) luchando por mantener su lugar bajo el sol. Australia mantendrá facimente su hegemonía regional en el Sur del Pacifico, mientras Japón y Sur Corea deberán “jugar bien sus cartas” para no ser absorbidas por China.
En los próximos 40-50 años veremos eventos que para nosotros hoy son increíbles, como un estado federal en Sudamérica; unos EEUU con 5 o 6 nuevos estados federales; una  gran potencia Oriental conformada alrededor del núcleo de China+Rusia+Irán; una reconfiguración de las fronteras del Medio Oriente, atendiendo mejor a las realidades que las fronteras de 1918, causantes de tantas guerras.
Otra posibilidad alternativa increíble es un arreglo entre China y la India, con el debilitamiento o la desintegración de Rusia, pero ese escenario resulta “altamente improbable” para los "expertos”.
Al final una aclaratoria, el mapa que ilustra el texot NO ES UNA PREDICCIÓN, es solo es una ilustración de la magnitud de los cambios que podemos ver en los próximos 50 años. Sobre todo lo escrito, sólo el tiempo dirá quién tiene la razón.

No hay comentarios: