viernes, 19 de mayo de 2017

En mal Estado, la mentira como política.

Venezuela vive una situación en que la mentira y los asesinatos se han convertido en política de Estado.

Domingo. Eleazar Diaz Rangel, director del diario oficial "Ultimas Noticias", arma un TEXTO FALSO sobre unas declaraciones reales de un almirante norte-americano. Lamentablemente, el texto de las declaraciones del almirante es publico.
También lamentablemente, ninguno de los lectores (adoctrinados como están) duda del diario rojo y menos se toma el trabajo de buscar el texto original en la Internet, incluso el Ministro de la Defensa de Venezuela cae en el "peine" de recomendar su lectura, olvidando que "los lectores tienen Internet" y podemos leer la declaración original, no la versión sucia de Diaz Rangel.

Miércoles. El Ministro de la Defensa de Venezuela declara que él NO UTILIZA armas letales en sus labores de represión, pero en la Internet circulan decenas de vídeos que muestran a guardias nacionales y militantes civiles chavistas (paramilitares) acechando y disparando directamente a los manifestantes descontentos con el paraíso comunista, en algunos casos por la espalda y a guardias rematando jóvenes heridos ya caídos al asfalto.

Viernes. Nuevamente Eleazar Diaz Rangel, director del diario oficial "Ultimas Noticias", arma otro TEXTO FALSO sobre unas declaraciones reales del Presidente americano. Acontece que Donald Trump declaró tras visita del Presidente colombiano Juan Manuel Santos, que los EE.UU. van a buscar la forma de ayudar a paliar la CRISIS HUMANITARIA de Venezuela.
Hoy,  Diaz Rangel convierte esa declaración en una amenaza de invasión militar contra Maduro y su Combo de Narcos que el alocado director, en medio de su pánico, asimila con Venezuela.

Y así al infinito...
... hasta que la realidad se los lleve en los cachos.

No hay comentarios:

4 opiniones sobre el "rancho" y el "conuco" mentales en Venezuela

TRUMP Venezuela está colapsando y su pueblo muere de hambre. Venezuela se encuentra bajo un gobierno dictatorial y como buenos vecinos, la...