jueves, 11 de mayo de 2017

Venezuela: Jaque mate a un gobierno sin cerebro

Por:  

1. Crónicas del desastre
Cuando la Central Bolivariana de Trabajadores, es decir, el sindicalismo oficial, exige al Presidente Maduro aprobar "500% de aumento de sueldo mínimo"; cuando el "Presidente Obrero" autoriza un incremento del salario mínimo de 60%, en medio de una inflación de 700%; cuando el Jefe militar de la fuerza invasora imperialista para América Latina, Almirante Kurt Tidd (Southcom) anuncia que el problema de Venezuela requerirá una "respuesta regional" y que le preocupan los avances militares y económicos de Rusia y China en el subcontinente, sin mencionar los proyectos de modernización y cooperación militar entre Moscú, La Havana, Caracas y Managua; cuando el monroeista más peligroso del continente, el co-demiurgo de los "falso positivos" colombianos, Juan Manuel Santos, títere de la OTAN, cómplice de siete bases militares yanquis en Colombia, convertidor de la fuerza armada colombiana de anti-guerrillera en ejército convencional, concentrador de tropas en la frontera venezolana y cabeza de la futura agresión militar a Venezuela, pedirá abiertamente a Donald Trump acabar con el gobierno de Maduro; cuando la tendencia anti-madurista en la OEA crece rápidamente y los fariseos europeos empiezan a entrar en el concierto anti-gobierno; cuando el mundialmente famoso director de Sinfónica, Gustavo Dudamel, reclama a Maduro que está desatendiendo "el justo clamor de un pueblo sofocado por una intolerable crisis"; cuando el hijo del estatal Defensor del Pueblo, Tarek William Saab, condenó públicamente la represión y le pide a su padre "poner fin a la injusticia que ha hundido al país"; cuando el General Mayor (ret) chavista y ex ministro del interior, Miguel Rodríguez Torres, declara públicamente que la crisis venezolana obedece "a un liderazgo decadente que no se conecta con las necesidades de la gente"; cuando el 80% de la población quiere que Maduro dimita y que haya elecciones según la constitución vigente; cuando el Metro de Caracas tiene que suspender constantemente el servicio en 30 estaciones del sistema y las carreteras de acceso a la Capital tienen que ser controladas de manera asfixiante para impedir la llegada de manifestantes; y cuando los sabotajes a la infraestructura logística del país, los saqueos y las agresiones armadas van en aumento, entonces está claro, que el sistema gobernante está en el punto de ruptura de su capacidad de contención.
Mas aquí: https://www.aporrea.org/ideologia/a245830.html

No hay comentarios: